Tel: 836-7635 - Whsapp: 6897-9440 [email protected]

En el año 2012, internet asistía a una burbuja de organizaciones terroristas que reclutaban a miembros de forma virtual. Para combatirlo, Facebook decidió denegar el acceso a su red social a toda «organización con un historial de terrorismo o actividades criminales violentas». Para poder tener una buena base, la compañía creó una lista negra con esas organizaciones.

Nueve años después y debates aparte, la evolución de esta lista cubre más de 4.000 grupos considerados de odio y se ha usado para frenar la difusión de contenidos durante momentos cruciales como el asalto al capitolio del pasado enero (hasta el mismísimo Donald Trump acabó baneado). En ella hay músicos, escritores, políticos… y ahora podemos verla en su totalidad gracias a una filtración de The Intercept.

Criticar o informar sí, defender y alabar no

La lista, que puedes consultar aquí, no es algo que puedas leer en un rato tomando un café. Son cien páginas repletas de personas y organizaciones consideradas peligrosas por Facebook. Está clasificada por entidades o individuales terroristas, criminales o de odio y se incluye la procedencia de cada una de ellas.

Un vistazo a la lista te permite ver a terroristas de Estado Islámico, criminales de cárteles de droga… y también podemos localizar la banda terrorista ETA (mencionada como Askatasuna). De España también podemos ver en las páginas 29 a 31 algunas bandas musicales que hacen apología del nazismo.

En otro documento filtrado podemos ver cómo Facebook permite que se hable de esos grupos «de forma neutral o crítica», pero no para alabarlos o difundir su contenido de forma «positiva». La red social también acuerda que se pueda hablar positivamente de actores violentos siempre que no formen parte de administraciones, «a menos que mencionen referencias explícitas a la violencia». Se permite también la difusión de noticias relacionadas, el humor o los mensajes de dudas al respecto de eventos históricos concretos (usan el ejemplo concreto de ‘La cantidad de muertes provocadas por Stalin ha sido exagerada’).

The Intercept señala partes concretas de la lista como «Bogaloo», considerado un movimiento de extrema derecha y calificado por Facebook como «movimiento social militarizado». Brian Fishman, director de políticas de antiterrorismo y organizaciones terroristas de Facebook, nos ha enviado el siguiente comunicado aclarando que la red social no menosprecia estas organizaciones:

«Tenemos reglas que prohíben el uso de nuestra plataforma a terroristas, grupos de odio y organizaciones criminales; y eliminamos contenido que alaba, representa o apoya esas organizaciones en cuanto lo encontramos. Para forzar estas reglas tenemos un grupo de más de 350 especialistas centrados en eliminar esas organizaciones de nuestras plataformas y vigilar posibles amenazas emergentes. Baneamos a cientos de organizaciones incluyendo más de 250 grupos supremacistas blancos bajo estas reglas, y actualizamos la lista la lista a medida que nuevas amenazas aparecen»

En un hilo de Twitter, Fishman también aclara que la lista filtrada «no es comprensible» ya que se actualiza constantemente y no se publica por motivos de seguridad. El ejecutivo «no condona» la filtración, ya que «lo hace todo más difícil». Al mismo tiempo comenta que la lista no es perfecta, y que usarán todo lo que puedan aprender para mejorar Facebook como plataforma.

Imagen | Dawid Sokolowski