Tel: 836-7635 - Whsapp: 6897-9440 [email protected]

La lluvia de meteoros o lluvia de estrellas es un fenómeno astronómico que se da por la penetración en la atmósfera a gran velocidad de las partículas de materia llamadas meteoroides, tal y como explica en su apartado de astronomía el Instituto Geográfico Nacional. 

Cuando estos meteoroides atraviesan la atmósfera, la vaporización de la partícula por su colisión con las moléculas del aire produce la luminosidad que hace observable este fenómeno, el cual tiene una duración de apenas una fracción de segundo.  

En ocasiones, alguno de estos estos meteoroides, de masa inicial suficientemente grande, es decir, de más de kilogramo y de consistencia muy sólida, pueden llegar al suelo sin desintegrarse antes, lo que se conoce como meteorito.

Horario y cómo ver las Acuáridas 

Hay en ciertas épocas del año en las que se aprecia una mayor afluencia de meteoros. Esta mayor afluencia procede de una región dada del cielo, llamada radiante, lo que quiere decir que tienen un origen común. Así, este fenómeno es el que se conoce como lluvia de estrellas o de meteoros y se asocia a los restos que van dejando los cometas que cruzan la órbita terrestre. 

Una de las lluvias de estrellas más conocidas son las Perseidas, que se podrán observar durante el mes de agosto. Su punto de máxima actividad se da entre las noches del 11 al 13 de agosto. 

Sin embargo, antes de las Perseidas se puede observar otra lluvia de meteoros, las Acuáridas. Se da entre el 12 de julio y el 23 de agosto, alcanzando su máximo entorno al 30 de julio, es decir, este jueves. 

Son más fácilmente observables desde el hemisferio sur porque su radiante está más alto en el cielo, pero también son visibles en el hemisferio norte con una tasa de actividad algo más baja. 

Es cierto que este año 2020 la observación de las Acuáridas estará dificultada en su noche de máxima actividad, del 29 al 30 de julio, por el plenilunio o luna llena

Según el IGN, las Acuáridas pueden provenir del cometa 96P Machholz, un cometa de corto periodo que órbita alrededor del Sol. Esta órbita está llena de partículas de la cola del cometa, que entran en la atmósfera terrestre a gran velocidad, creando así el resplandor luminoso que conocemos como meteoro o estrella fugaz.

Para poder ver con mayor intensidad y sin dificultad esta lluvia de estrellas, la principal recomendación es acudir a un lugar alejado de las grandes ciudades, donde no haya contaminación lumínica y, además, que no haya ningún obstáculo que dificulte la visión, como edificaciones o árboles.