Tel: 836-7635 - Whsapp: 6897-9440 [email protected]

Al comienzo de la primera ola de infecciones por Covid-19, los médicos de todo el mundo comenzaron a notar algo extraño: una serie de efectos persistentes en algunos pacientes, mucho después de haberse recuperado, aparentemente, del virus.

Tal y como recoge Science Alert, se trata de síntomas neurológicos inusuales, que incluyen fatiga, pérdida de memoria, confusión y otras anomalías, a veces se conocen como ‘niebla mental’ o ‘cerebro Covid’, y una nueva investigación puede haber identificado una causa subyacente de la afección.

«Inicialmente se nos acercaron nuestros colegas en medicina de cuidados intensivos que habían observado delirio severo en muchos pacientes que fueron hospitalizados con Covid-19», dice la neurooncóloga Jessica Wilcox del Memorial Sloan Kettering Cancer Center (MSK) en Nueva York.

«Esa reunión se convirtió en una tremenda colaboración entre neurología, cuidados críticos, microbiología y neurorradiología para saber qué estaba pasando y ver cómo podíamos ayudar mejor a nuestros pacientes», añade Wilcox.

Como parte del nuevo estudio, publicado en Cancer Cell, Wilcox y otros investigadores examinaron el líquido cefalorraquídeo de 18 pacientes con cáncer que experimentaban una disfunción neurológica (también conocida como encefalopatía) después de haber sido infectados con el virus SARS-CoV-2.

Inicialmente, se sospechaba que una infección viral en curso podría ser la causa de sus síntomas de niebla cerebral, pero el análisis microbiológico del líquido tomado en las punciones lumbares no reveló ningún signo del virus, lo que sugiere que los pacientes se habían recuperado del Covid-19.

No obstante, la búsqueda arrojó una pista importante sobre lo que estaba sucediendo. «Encontramos que estos pacientes tenían inflamación persistente y altos niveles de citocinas en el líquido cefalorraquídeo, lo que explicaba los síntomas que tenían», explica el investigador de MSK y coautor del estudio, Jan Remsik.

Las citocinas son una amplia categoría de proteínas que participan en la señalización del sistema inmunológico. En algunos casos de coronavirus, una sobreproducción de estas moléculas da como resultado lo que se conoce como tormenta de citocinas, que puede causar una inflamación excesiva y es potencialmente mortal.

Un fenómeno similar que muestra altos niveles de citocinas inflamatorias a veces se ve como un efecto secundario de la terapia de células T del receptor de anticuerpos quiméricos (CAR), un tratamiento de inmunoterapia, que también puede producir confusión, delirio y otros efectos neurológicos que se asemejan al ‘cerebro Covid’.

La idea es que la inundación de estos químicos inflamatorios en el sistema inmunológico se filtra al cerebro y produce síntomas de encefalopatía como se observa en los pacientes.

Si bien este es el estudio más grande hasta la fecha para demostrar este vínculo potencial entre Covid-19 y los efectos neurológicos posteriores a la infección, sen ecesitan muchos más datos para desenredar esta asociación.

Dicho esto, los hallazgos sugieren que los medicamentos antiinflamatorios podrían ser útiles para mitigar la confusión mental en los pacientes y podrían resaltar nuevas direcciones en términos de diagnóstico de este malestar extraño y persistente.

«Solíamos pensar que el sistema nervioso era un órgano inmunológico privilegiado, lo que significa que no tenía ningún tipo de relación con el sistema inmunológico», explica la neurooncóloga de MSK Adrienne Boire. «Pero cuanto más miramos, más conexiones encontramos entre los dos», añade.