Tel: 836-7635 - Whsapp: 6897-9440 [email protected]

En 2022 tendremos reloj inteligente de Facebook. Es lo que afirman fuentes cercanas a la empresa que además revelan que este no será un reloj normal, sino que integrará una cámara frontal (para videoconferencias) y una trasera que podremos usar en algo así como un ‘modo GoPro’ al desacoplar el reloj de la correa.

La idea parecería curiosa si viniera de otros fabricantes, pero el escandaloso historial de Facebook en materia de privacidad hace que sea inevitable no plantear serias dudas sobre el futuro de un espeluznante producto que da un poco de repelús.

Recordando Portal

A finales de 2018 Facebook daba la sorpresa y presentaba Portal, una pantalla inteligente que integraba una webcam para facilitar sesiones de videoconfianza.

El producto llegaba además en medio de una crisis de privacidad que la compañía sufría tras el escándalo de Cambridge Analytica o su reciente brecha de seguridad en la que 50 millones de cuentas de Facebook estuvieron afectadas.

El producto acabó llegando a España casi un año después, pero las ventas nunca parecieron ser demasiado elevadas, y algunos miembros de la cadena de distribución de hecho las calificaban de «muy lentas».

La cosa cambió con la pandemia, que nos tuvo a todos confinados y hizo que las videoconferencias se convirtieran en algo absolutamente cotidiano: de repente estos dispositivos se convertían en un éxito de ventas.

El dato era curioso sobre todo cuando a pesar de sus promesas sobre la protección a la privacidad se había descubierto que algunos datos recolectados en estos dispositivos podrían ser usados para mostrar publicidad dirigida.

La empresa incluso tuvo la singular idea de pagar 5 dólares a los usuarios de EE.UU. que permitieran que se grabara y recolectara su voz en estos dispositivos para «entrenarlos». Una vez más con la coletilla de que se respetaría la privacidad de esos usarios, por supuesto.

Tranquilo, esas cámaras de tu muñeca son inofensivas

Ahora en Facebook quieren ir más allá y dar el salto al segmento de los relojes inteligentes. El producto que se ha filtrado de hecho va más allá de lo habitual, y se ha revelado que integrará no una, sino dos cámaras.

Clips

La cámara frontal permitirá hacer videoconferencias directamente desde el reloj inteligente, algo que a priori parece imponer muchas limitaciones: ni esa cámara ni la pantalla del reloj podrán probablemente ofrecer la misma experiencia que pueda plantear nuestro smartphone. ¿Cuándo es interesante contar con esa opción? ¿Cuando salimos a correr y no llevamos el móvil?

La cámara trasera no se usará normalmente, pero Facebook quiere dar la opción de que el reloj se convierta en una especie de GoPro para usarla como cámara de aventura con la que poder tomar fotos y vídeos de cierta calidad.

La idea recuerda a la que planteaba Google Clips, aquella pequeña (y también algo espeluznante) cámara que permitía grabar fotos y momentos familiares de forma automática gracias al uso de algoritmos de inteligencia artificial. El producto murió dos años después aunque sus opciones seguirán funcionando hasta diciembre de 2021.

No parece que el enfoque de la cámara de Facebook tenga mucho que ver con la inteligencia artificial, pero a falta de conocer el verdadero producto (si llega al mercado, que parece que lo hará), la propuesta diferencial del reloj parece muy centrada en esas dos cámaras.

Hacer hardware no es nada (pero nada) fácil

Facebook no suele acertar en el ámbito del hardware.  El HTC First con Facebook Home que ya pintaba mal acabó pintando peor. Fue un fracaso absoluto —casi al nivel del desastroso Amazon Fire Phone— y acabó vendiéndose a precio de saldo para aliviar la hemorragia.

Htc First

Como mencionábamos, las ventas de sus pantallas inteligentes han logrado beneficiarse del impacto de la pandemia de COVID-19, pero su alcance parece limitado. El misterioso ‘Building 8’ en el que se fraguaba el despegue de Facebook en el terreno hardware —de él salió Portal— ha tenido una historia errática, como señalaban en CNBC.

El único producto que ha logrado tener éxito son las gafas de realidad virtual de Oculus, que tampoco han estado exentas de polémica tras los cambios que obligan a sus usuarios a usarlas con una cuenta de Facebook.

Lo que no han cesado son los problemas de privacidad para una Facebook que en abril veía como 533 millones de cuentas se veían filtradas en internet.

La pugna que mantienen con Apple precisamente en el terreno de la privacidad es clara, y puede que ese haya sido uno de los detonantes de un potencial rival del Apple Watch.

Ahora queda por ver si ese proyecto de smarwatch con doble cámara acaba saliendo al mercado, pero a priori el historial de Facebook, que no para de hacer esfuerzos por recolectar más y más datos de sus usuarios, no ayudan a pensar en este como un producto especialmente apetecible.