Tel: 836-7635 - Whsapp: 6897-9440 [email protected]

Un equipo de físicos solares del Instituto Max Planck para la Investigación del Sistema Solar (MPS) y la Universidad de Göttingen en Alemania ha arrojado un nuevo descubrimiento tras comprobar que las oscilaciones globales del Sol tienen periodos muy largos, incluso comparables al periodo de rotación solar de 27 días.

«Las oscilaciones se manifiestan en la superficie solar como movimientos giratorios con velocidades del orden de cinco kilómetros por hora. Estos movimientos se midieron analizando 10 años de observaciones del Observatorio de Dinámica Solar (SDO) de la NASA», explican los investigadores en un comunicado.

¿Cuáles son sus características?

De esta manera, los científicos dirigidos por Laurent Gizon han utilizado modelos informáticos que han demostrado que las oscilaciones recién halladas «son modos resonantes y deben su existencia a la rotación diferencial del Sol«. Así, estas oscilaciones contribuirán a establecer «formas novedosas de sondear el interior del Sol y obtener información sobre la estructura interna de la estrella», añaden.

Para situarnos en contexto, las oscilaciones de cinco minutos han sido analizadas de forma continua por telescopios terrestres y observatorios en el espacio desde la década de 1990. «Los heliosismólogos las han utilizado con mucho éxito para aprender sobre la estructura interna y la dinámica de nuestra estrella». 

«Las oscilaciones de largo periodo dependen de la rotación del Sol; no son de naturaleza acústica».

En este sentido, se predijo que también podían existir oscilaciones de periodos mucho más largos. «Las oscilaciones de largo periodo dependen de la rotación del Sol; no son de naturaleza acústica», explica el autor principal de la investigación, Laurent Gizon. 

Así, «la detección de las oscilaciones de largo período del Sol requiere mediciones de los movimientos horizontales en la superficie del Sol durante muchos años. Las observaciones continuas del generador de imágenes magnético y heliosísmico (HMI) integrado en el SDO son perfectas para este propósito», detalla el científico.

¿Cómo se ha realizado la investigación?

Para llevar a cabo la investigación, el equipo observó muchas decenas de modos de oscilación, cada uno con su propio período de oscilación y dependencia espacial. «Las oscilaciones de largo período se manifiestan como movimientos de remolino muy lentos en la superficie del Sol con velocidades de aproximadamente cinco kilómetros por hora», subraya el investigador Zhi-Chao Liang de MPS.

Para comprobar la naturaleza de estas oscilaciones, los investigadores compararon todos los datos de observación con modelos que permiten «mirar dentro del interior del Sol y determinar la estructura tridimensional completa de las oscilaciones», indica el estudiante del MPS, Yuto Bekk.

Este descubrimiento puede permitir «inferir propiedades, como la fuerza de la conducción conectiva».

Las nuevas oscilaciones de periodos muy largos observadas están afectadas directamente por la rotación diferencial de nuestra estrella, según los hallazgos del equipo. «Las oscilaciones también son sensibles a las propiedades del interior del Sol: en particular a la fuerza de los movimientos turbulentos y la viscosidad relacionada del medio solar, así como a la fuerza de la conducción convectiva», señala el investigador del MPS, Robert Cameron.

¿Y qué tiene de novedoso este descubrimiento? Encontrar un nuevo tipo de oscilaciones puede permitir a los investigadores «inferir propiedades, como la fuerza de la conducción conectiva, que en última instancia controla la dinamo solar», concluye Laurent Gizon.