Tel: 836-7635 - Whsapp: 6897-9440 [email protected]

La NASA ha alertado del impacto de una tormenta solar, mejor llamada tormenta geomagnética, un fenómeno que tendrá lugar durante este martes 19 de julio de 2022 y que ya se ha producido en otras ocasiones.

De este modo, son muchos los que se han preguntado en qué consiste este fenómeno y qué es lo que puede pasar en la Tierra cuando se produce una tormenta solar, algo a lo que dan respuesta desde la NASA.

Características de una tormenta solar

Sobre la superficie del Sol hay una actividad constante que se conoce como clima espacial, el cual puede afectar tanto a la Tierra como a otro lugares del sistema solar, ya que durante esta actividad el Sol expulsa gas y partículas cargadas de electricidad, que pueden llegar a nuestro planeta.

Esto tiene mucha relación con las conocidas como tormentas solares, ya que la mencionada actividad magnética del Sol provoca este fenómeno: «El viento solar se hace mucho más fuerte durante estas tormentas, y los fuertes vientos solares pueden ser peligrosos», escriben los expertos de la NASA.

De hecho, durante estas tormentas, solares se dan explosiones conocidas como fulguraciones solares, enviando toneladas de energía hacia el espacio, algo que sucede de repente, aunque los científicos hacen predicciones sobre cuándo y con qué intensidad se van a producir. 

Consecuencias de las tormentas solares en la Tierra

La Tierra está protegida con lo que se conoce como campo magnético y está rodeada de la atmósfera. Ambos actúan como el escudo y evitan las explosiones del viento solar. Así, las partículas eléctricas chocan contra este escudo y fluyen alrededor. 

Sin embargo, en algunas ocasiones, las partículas con carga eléctrica traspasan el escudo de la Tierra, momento en el que se produce un fenómeno muy conocido y apreciado visualmente: las auroras boreales o australes, especifican los expertos.

Además de esto, hay que tener en cuenta que, durante una tormenta solar, se producen explosiones conocidas como fulguraciones, las cuales envían toneladas de energía hacia el espacio a la velocidad de la luz y que, a veces, pueden venir acompañadas de erupciones solares. 

Todo ello puede causar otro tipo de consecuencias negativas en la Tierra. De hecho, pueden «dañar los satélites que usamos para las comunicaciones y la navegación, y puede interrumpir el funcionamiento de las redes eléctricas». 

Así, la radiación de las tormentas solares puede causar apagones en la Tierra y, también, es peligrosa para los astronautas que se encuentran en el espacio.