Tel: 836-7635 - Whsapp: 6897-9440 [email protected]

Hace apenas un par de días, varias zonas del centro y sur de España contemplaron con incredulidad cómo un objeto incandescente atravesaba el cielo nocturno. Presos del asombro, creyeron hallarse ante una suerte de OVNI. Poco después, descubrieron que se trataba de basura espacial: los restos de un cohete espacial chino CZ-2F en su reentrada en la Tierra. Ahora, para luchar contra estos restos concentrados alrededor del planeta, Reino Unido invertirá cinco millones de libras.

Así lo ha anunciado este jueves el ministro Ciencia británico, George Freeman, en una cumbre sobre la materia celebrada en Londres, donde ha presentado un nuevo Plan de Sostenibilidad Espacial. Se trata de un conjunto de medidas que «demostrarán el compromiso, la ambición y el impulso del Reino Unido» para mejorar el uso responsable del firmamento.

Frente al incremento de los residuos en los alrededores del Globo, el Gobierno trabajará con la industria para establecer un nuevo Estándar de Sostenibilidad del Espacio, con los objetivos de incentivar las buenas prácticas de las compañías y de reconocer oficialmente a aquellas empresas que den pasos para minimizar su huella en la órbita terrestre, según ha adelantado el ministro. Con esto, buscan también resultar más atractivos a los inversores.

Entre las medidas favorecidas por el nuevo programa británico, figura avanzar en tecnologías como la eliminación activa de residuos, el servicio y la fabricación en órbita y el desarrollo sostenible. Reino Unido persigue con estas disposiciones situarse a la cabeza de la protección del entorno operativo espacial. Para alcanzar sus metas, el Ejecutivo de Boris Johnson trabajará con la industria, el mundo académico y las aseguradores. 

Una cantidad de basura espacial «insostenible»

Ante el aumento progresivo de la basura espacial en las inmediaciones del planeta, el Gobierno británico considera que el volumen de residuos es insostenible desde un punto de vista medioambiental y comercial, por lo que requiere una acción rápida para limpiar la órbita de la Tierra. Asimismo, recalca la necesidad de que los proyectos futuros minimicen su huella a través de la fabricación reciclable, la recuperación de los satélites y la mitigación de los desechos.

La retirada activa de residuos contemplada por el Ejecutivo de Johnson es «una herramienta clave para la limpieza de la chatarra espacial», de acuerdo con el ministro. Por eso, el actual plan para eliminar estos residuos recibirá cinco millones de libras para su última fase. 

«El programa avanzará ahora a buen ritmo para seleccionar dos proyectos de consorcio que recibirán subvenciones este verano», ha explicado el Ministerio en un comunicado. 

Además, el Programa Nacional de Vigilancia y Seguimiento Espacial, que ha recibido recientemente una financiación adicional de cinco millones de libras, incluirá un nuevo servicio de evaluación de colisiones ‘Monitoriza tus satélites’. Actualmente, ya se ha abierto el registro de todos los operadores de este tipo de dispositivos con licencia del Reino Unido tras el éxito de las pruebas realizadas con varias empresas.